Las rentas vitalicias, PIAS y SIALP ganan la batalla por el ahorro a los planes de pensiones


Las rentas vitalicias, PIAS y SIALP ganan la batalla por el ahorro a los planes de pensiones


En las últimas semanas tanto Inverco, la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y planes de pensiones, como Unespa, la patronal del seguro, han publicado las cifras correspondientes al primer trimestre del año. Lo han hecho con resultados muy desiguales ya que mientras que el patrimonio en planes de pensiones cayó en un 0,94% en los primeros tres meses del año, las provisiones de los seguros de ahorro/jubilación se incrementaron en un 0,38% gracias a la buena acogida de la mayoría de las modalidades que se incluyen dentro de ese grupo.

De todas ellas hay tres que están despertando especial interés entre los inversores. Una es el seguro SIALP (Planes Ahorro 5) cuya gran ventaja fiscal es que los intereses que se generan en el producto durante los cinco años que se puede tener contratado están exentos de pagar impuestos. Ventaja de la que ya disfrutan 583.066 asegurados con un patrimonio que asciende a los 3.308 millones de euros, lo que supone un 11 por ciento más que a finales de 2017. Al fin y al cabo, y pese a que los intereses que ofrece la mayoría son bajos ya que suelen estar ligados a la rentabilidad de los bonos, son productos que protegen en gran medida el capital por lo que, según explica Carlos Herrera, socio fundador de Efpa y administrador de GlobalBrok, "estos productos han canalizado buena parte del dinero que antes iba a los depósitos porque dan algo de rentabilidad y sobre todo tienen la ventaja fiscal de los cinco años".

También la ventaja fiscal es lo que está detrás de que cada vez más españoles contraten rentas vitalicias. No solo porque a partir de los 60 años solo tributa el 24 por ciento de la renta y porque ese porcentaje cae hasta el 8 por ciento en los mayores de 70 años, sino porque desde el año 2015 las ganancias patrimoniales que se obtengan por la transmisión de un patrimonio, ya venga de acciones, fondos o de la venta de un inmueble, a rentas vitalicias están exentas de impuestos en operaciones de hasta 240.000 euros. Una doble ventaja fiscal de la que ya se han beneficiado 19.658 personas, según los datos de Unespa.

El tercer producto estrella de las aseguradoras ha sido el Plan Individual de Ahorro Sistemático (PIAS), que, además, acaba de cumplir su décimo aniversario. Este producto cuenta también ahora con la ventaja fiscal de que pasados solo cinco años de su contratación (antes eran 10) se pueden rescatar y si, además, se hace en forma de renta vitalicia, los intereses están exentos de pagar impuestos como sucede con los SIALP. Asimismo, los PIAS se han convertido en uno de los canalizadores de ese ahorro que antes se dirigía a planes de pensiones después de que se redujera la cantidad máxima de inversión anual hasta los 8.000 euros en planes.



Publicado por elEconomista.